Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
Volver

La mano de Fátima en tu ruta por Marruecos

05-07-2017

Si vas a hacer una ruta por Marruecos, seguro que te vas a fijar en la mano de Fátima, un símbolo decorativo que se utiliza a menudo en todo tipo de adornos, se hacen pendientes, colgantes, adorno hogareños o hasta  tatuajes.

La forma de la Mano de Fátima, también llamada "Jamsa", en el idioma árabe significa "cinco" y como símbolo se utiliza una mano extendida: el dedo corazón obviamente en la parte central; a sus lados el anular y el  índice, un poco más pequeños que el corazón pero iguales entre sí y en los extremos dos pulgares indicando afuera.

Muchas personas lo usan como amuleto o talismán, para protegerse del mal de ojo y la desgracia,  o mejor dicho, para atraer la suerte. Se dice que una persona que lleva una Mano de Fátima no puede regalarla a otra persona, ya que perderá toda la protección que este amuleto pueda tener. En realidad  esta mano expresa un deseo como " Que Dios te vea" "Que Dios te proteja" y "Que Dios te bendiga".

Por eso, si vas a hacer un viaje por Marruecos, te vas a encontrar este amuleto por todas partes, y será una bonita manera de recordar tu ruta por Marruecos, alejando de ti, toda la mala suerte.

 

Los musulmanes relacionan los cinco dedos de la Mano de Fátima, con los cinco pilares del Islam, fundamentales y obligatorios para todos los musulmanes, aunque hoy por hoy creo que no conozco a nadie que siga los pilares de manera rigurosa, ya que si fuera así, el mismo amuleto va en contra del Corán, porqué el Islam prohíbe los amuletos y la superstición.

Normalmente se usa en forma de colgante, protege del mal deteniéndolo con la palma de la mano,  como si hubiera un gran STOP a la mala suerte.

 

Cada dedo de la mano de Fátima simboliza un pilar:

El primer dedo se basa en el primer pilar, que es creer en Alá y en sus profetas.

El segundo, en la oración deben rezar cinco veces al día.

El tercero, en la limosna, los musulmanes deben dar una vez al año una limosna a los más pobres, empezando por sus familiares.

El cuarto el ayuno, que lo practican con el mes de ramadán.

El quinto es que un musulmán debe peregrinar  una vez a la ciudad de la Meca, siempre y cuando tenga salud y dinero para el viaje.

Ya ves! Si vas a hacer una ruta por Marruecos, no puedes dejar de comprarte una mano de Fátima.