Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
Volver

Camareras, ganchos y chapas en bares de Marruecos

17-04-2019

En las grandes ciudades de Marruecos, como Casablanca, Tánger, Marrakech, etc.… muchas mujeres se ganan la vida de camareras, son las llamadas barmaids y ganchos, se encuentran normalmente en los bares populares, tugurios oscuros y repletos de humo, donde trabajo tienes solo para respirar. Pero camareras, ganchos y chapas en bares de Marruecos, las hay por todas partes…también en locales de moda o clubs elegantes.

Curiosamente, todos estos bares, tienen nombres franceses y sabéis ¿Por qué? Pues porque está oficialmente prohibido dar un nombre árabe a los establecimientos que sirven alcohol. Al igual que está prohibido por la ley, servir alcohol a clientes musulmanes, pero todo esto, es una gran falacia, una burda mentira de la cual Marruecos es la principal responsable.

Estos locales llenos de humo, débilmente iluminados y con la música a un nivel difícil de aguantar, atraen a un público muy específico: la gran mayoría son hombres marroquís y musulmanes que vienen a beber y a ser servidos por mujeres. El fin de estos lugares es tomar una copa y si se tercia, acabar en la cama, pagando, claro está.

Las más afortunadas de estas mujeres, son las que trabajan detrás de la barra, son el mayor atractivo del bar, normalmente reciben un salario mínimo y una comisión por cerveza consumida y claro está, la cerveza que ella se toma es invitación del cliente, y por cada chapa que demuestre que ha consumido, el jefe le dará 5 dírhams (no llega a 50 céntimos de euro).

En cambio, las mujeres que hacen únicamente de gancho cobran al día unos 40 dírhams o 70 dírhams (son unos 4€ o 7€ al día) y la comisión por la chapa.

Por último, en lo más bajo de la categoría, se encuentran las mujeres que hacen de gancho de manera independiente, estas son las que más abundan en todos los bares de Marruecos y solo les pagan por las chapas de cerveza o copas que ellas consuman y claro está, a cargo de los clientes, las hay que llegan a consumir en una noche, entre 30 y 40 cervezas.

En Marruecos, hay muchísimos bares de estas características, están concebidos para desplumar a los clientes. Las camareras y ganchos tienen un único objetivo, ganar dinero, por lo que ser camarera en Marruecos, se convierte en un oficio ambiguo a la prostitución.

Hay un gran número de estas mujeres, que son madres solteras, cuyas familias las han repudiado y cuyos hijos viven con las abuelas, estando completamente al margen de lo que en realidad hacen sus madres, pues estas cuando acaban el servicio, vuelven a sus barrios vestidas con chilaba y pañuelo, para engañar las apariencias.

Un oficio donde la mujer se vuelve caduca con suma rapidez y con muchos números de acabar mal.

Artículos relacionados

¿Buscas el mejor tour por marruecos?

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.